¿Es la cláusula suelo un abuso o es una estafa? (1)

SEDELos dirigentes de la banca española se han creído sus propias mentiras: que el currito español estaba condenado de por vida a rendirles pleitesía y así, sin tregua alguna, durante las próximas generaciones hasta el fin del mundo. La maquinaria les había funcionado a la perfección durante muchos años con una justicia domesticada a todos los niveles, sobre todo en las poltronas supremas. El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) le ha venido ajustando las clavijas con el fin de que el Estado español se adapte a la legislación del entorno europeo. Un país de mierda, cuando se trata de que el populacho cumpla las disposiciones europeas: son de inmediato y de obligado cumplimiento, sin embargo cuando se trata de que la oligarquía las cumpla o son limitativas o son vacacionales. Desde 2013 el TJUE es como una apisonadora, pero nos vamos a detener en un asunto que nunca debió de aplicarse por parte de la banca: las malditas cláusulas suelo. En millones de escrituras de préstamo apareció una condición (una cláusula) que según se explicitaba era un acuerdo entre las partes, que a pesar de que el tipo de interés bajara, el deudor hipotecario, seguiría pagando un tipo previamente determinado. La naturaleza de este singular “acuerdo” consistía en la voluntar del deudor en querer pagar más renunciando a las bajadas de los tipos de interés y pagando entusiastamente cuando estos subían. A esto se le llamó cláusula suelo. Como resultó que este masoquismo dinerario (cuanto más pago más contento estoy) salió a la luz una vez que los tipos de interés empezaron una etapa de descensos que han llevado a cero e incluso se inician tipos negativos.

POBREEl camuflaje de este masoquismo se sostenía que en una página de la escritura de préstamo (el contrato) se decía “El tipo de interés que se aplicara en la vigencia del préstamo será Euribor más uno (1%)”. Claro y diáfano y en la página siguiente se decía que lo que se había acordado era de broma y que nunca, el tipo de interés, bajaría de un, por ejemplo, de un 5% (un 4, 3% …) y se quedaban tan panchos. El notario, fiel cumplidor de su papel, no hacía referencia alguna y se saltaba la página lo que daba pie al director de la oficina, cuando se le afeaba su actuación, que el cliente era un toca huevos y que se atuviera a los firmado. Aquí acababa la historia. El currito se veía atrapado de por vida. Si ya era harto difícil pagar la cuota de la hipoteca ahora se le castigaba con una super cuota que iba a engrandecer los beneficios de la banca. imagesFMYYX2UKAntes de entrar en el fondo de la cuestión déjenme aportar dos precisiones, a) la cláusula suelo es la enésima ayuda de Estado a la banca que ni se ve ni se nota. Como medida fiscal, los intereses pagados en los préstamos hipotecarios son deducibles de la declaración de renta (eso lo era en las hipotecas de antes, ahora no), por lo tanto cuanto más asciendan los intereses mayor es la cantidad que ingresan los bancos y menor la que recibían las arcas del Estado (son –para las antiguas- deducibles de otros impuestos).  Cojonudo, ahora vamos por la otra precisión b) el dinero que prestan los bancos en hipotecas lo tienen que pedir, en forma de titulización, al Mercado financiero al que se comprometen a un tipo de interés variable a 3 meses a precios de mercado, es decir, a pesar que se convierten tan solo en gestores de los cobros, contraviniendo lo dispuesto, se quedan con lo recaudado por la cláusula suelo engañando a los bonistas. ¿A quien quiere engañar? A quien se ponga por delante.

Los efectos etílicos del Ron

angel-ron--644x362El alcohol esta considerado como una droga permisiva pero en ciertas ocupaciones está totalmente prohibida, no hace falta reseñarlas ya que resultan absolutamente letales para aquellos que van cargados como aquellos que les acompañan. Pilotar un avión tiene una responsabilidad, pero pilotar un banco se supone que es mucho mayor: la estabilidad de los empleados, la retribución de los accionistas, la implicación de los depositantes y un largo etcétera. Ángel Ron, pilota el Banco Popular y si nos atenemos a sus declaraciones en el diario digital El Economista el 3 de marzo http://www.eleconomista.es/banca-finanzas/noticias/7393237/03/16/Angel-Ron-Si-hay-retroactividad-en-las-clausulas-suelo-anularemos-las-hipotecas.html con el titular: “Si hay retroactividad en las ‘cláusulas suelo’ anularemos las hipotecas” o va cargado, o va fumado, o ambas cosas a la vez. Para situarlas en contexto: el Tribunal Supremo se ha pronunciado sobre las cláusulas suelo del Banco Popular. En la sentencia el alto tribunal dice que las cláusulas suelo son legales, pero adolecen de un vicio de transparencia, vamos que las han metido a escondidas con la participación del cómplice necesario del director de la oficina. Lo mismo de siempre, para los bancos una cláusula suelo, introducida en las escritura de préstamo, son hipotecas con un tipo de interés mínimo. Según Ángel Ron: “Yo sigo diciendo que para los clientes es más difícil entender una hipoteca que una cláusula suelo. La hipoteca es un contrato muy complejo. La cláusula suelo lo que dice es que el tipo de interés aplicable a este préstamo no podrá ser nunca inferior a X%, no tiene más complejidad. No sé qué palabra de esa frase no se entiende”.  Lo que no se entiende es la falta de ética: se mete el marrón con nocturnidad y alevosía, cuando el cliente se queja se le dice a que se atenga a lo firmado. No se le hace caso, se deja pasar el tiempo y cuando el cabreo es masivo e interviene un tribunal europeo (los tribunales españoles están distraídos en otras cuestiones) se repite el estribillo de siempre, la seguridad jurídica: los efectos retroactivos de los bienes jurídicos protegidos merecen una especial protección. Primero se roba, no se atienden las denuncias y se saca de la chistera el conejo que dice: “Nosotros estamos convencidos de que nuestras cláusulas suelo eran transparentes, aunque se han explicado mal y se han entendido mal”. El rollo de siempre.

imagesEl Tribunal Supremo siempre pendiente de la estabilidad del sistema financiero español barre de continuo a favor de la banca, cualquier perjuicio a esta oligarquía es considerado pecado. El super atraco que las cláusulas suelo provoca a los bolsillos de los españoles se va limitando sentencia a sentencia y banco por banco a razón de que las reclamaciones vayan ascendiendo por la pirámide judicial, hasta llegar al Tribunal Supremo, en lugar de pronunciar una sentencia que implique, de una puñetera vez, a todos los bancos. Se pretende que funcione el cuentagotas y poquito a poquito se vaya diluyendo el sacacuartos que representa la cláusula suelo, pero donde se acrecienta el problema es en la devolución de lo cobrado indebidamente. El Supremo limita la retroactividad al año 2013, no obstante el Tribunal Superior de Justicia de la UE (jerárquicamente por encima del Tribunal Supremo) mantiene un criterio diferente: si una cláusula es abusiva es una cláusula nula. Es evidente que la cláusula suelo es una cláusula abusiva y es nula desde el momento de su aplicación, que en este caso coincide con el origen del préstamo. Blanco y en botella. En cuanto a la limitación de los efectos retroactivos Ángel Ron se posiciona a la pregunta: “¿El banco ha calculado el impacto de la sentencia pendiente de Europa sobre la retroactividad total de las ‘cláusulas suelo’?” El presidente del Banco Popular contesta (atentos ya que no tiene desperdicio) “ ….los bancos podrían plantear la nulidad total del contrato, lo cual habría que hacer una restitución de prestaciones. Esto provocaría una confusión y complicación de difícil solución”. Siguiente pregunta; “Si el Tribunal impone la retroactividad total, ¿El Popular reclamará la nulidad del contrato?”Respuesta: Sí, podría darse, ya que incluso podríamos decir que como la cláusula suelo es nula desde el principio, se anula la hipoteca. Entonces, en ese supuesto, el cliente tendría que devolver el importe de la hipoteca y el banco los intereses cobrados”.

untitledConviene que vuelvas a releer la respuesta del genial Ron, este tipo va totalmente emporrado cuando lanza una amenaza que va contra si mismo, dice que si le obliga la máxima autoridad judicial a devolver lo que nunca debió de cobrar, rompe la baraja y se va a su casa. El artículo 1.303 del Código Civil: “Declarada la nulidad de una obligación, los contratantes deben restituirse recíprocamente las cosas que hubiesen sido materia del contrato, con sus frutos, y el precio con los intereses…” En concreto el cliente devolverá el dinero del préstamo, y el banco el dinero que el cliente ha pagado en el transcurso de los años. Hay un pequeño detalle: los intereses en las cuotas de los años iniciales son muy altos y la amortización del préstamo muy pequeña. Por lo que en, este caso, el Banco Popular tendrá que pagar un pastón en intereses. Es algo parecido al negocio de Roberto de las Cabras que cambiaba dos ovejas blanca por una negra y cuando se le acabaron las ovejas blancas, cambiaba dos ovejas negras por una blanca. Cualquier banco extranjero estaría encantado de hacerse con una cartera de deudores hipotecarios solventes y el Banco Popular se quedaría con los morosos o dudosos. Es más, la hipoteca no es el objeto del contrato, es una cláusula accesoria que garantiza el cumplimiento del contrato en caso de impago. El genial Ron todavía no se ha enterado que se trata de un contrato de préstamo garantizado con una hipoteca. Es más, ninguna de las escrituras contempla la posibilidad que la anulación de una cláusula deriva en la anulación del contrato. Es más, el genial Ron todavía no se ha enterado que no es el dueño de la deuda al haber cedido los créditos a los bonistas y tan solo es el cobrador de las cuotas mensuales. Con guías espirituales como el genial Ron no es de extrañar que el banco vaya a la deriva arrastrando un agujero de 5.000 millones de euros. A esta camuflada perdida se uniría la provisión por la supuesta anulación del préstamo con garantía hipotecaria.

cartelSe desconoce la fuente de inspiración del genial Ron que es capaz de lanzar una amenaza que quien la recibe la capta como un regalo caído del cielo. La banca española va a la deriva y desde la Asociación Hipotecados Activos (AHA) nos hemos propuesto a ayudarles a que desaparezcan por su nefasta gestión por lo que nos hemos unido al Proceso a la Banca: Juicio de la Verdad, en los enlaces al pie del artículo tienes información al respecto. En esta dirección de correo puedes conectar con la organización: procesoalabanca@gmail.com. Contamos contigo, es una oportunidad única, difunde y participa en un acontecimiento que cuanto menos devolverá la dignidad robada a miles de españoles. El tiempo de la cobardía se ha acabado y ahora toca el contraataque inteligente, AHA tiene preparada la defensa de los maltratados avalistas y se está al punto de perfilar una demanda de oposición retroactiva para recuperar las viviendas de aquellos que se la arrebataron con malas artes. Tan malas fueron las artes que engañaron al juez y a la justicia al hacerse pasar por el acreedor legítimo. Todavía más, vamos a poner en marcha un fantástico proyecto, le llamamos ITVhipoteca y consiste en una revisión de miles de hipotecas de donde hemos encontrado que el ordenador que hace los cálculos es mentiroso, que existen cláusulas suelo, que todavía se rapiña con índices de referencia como el IRPH y otros detalles que hacen de la inspección del contrato unas sucosas reclamaciones que si no son atendidas por las buenas se les reclamará por las malas. El tiempo de la impunidad se ha acabado.

Próximo post: ¿Es la cláusula suelo un abuso o es una estafa? (2)

Otros artículos referentes al Proceso a la Banca: https://ataquealpoder.wordpress.com/2016/03/04/como-vamos-a-peder-siendo-tan-sinceros/

https://ataquealpoder.wordpress.com/2016/01/27/proceso-a-la-banca/.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a ¿Es la cláusula suelo un abuso o es una estafa? (1)

  1. Pingback: Otra visión sobre las malditas cláusulas suelo | Ataque al poder

  2. Pingback: ¿ES LA CLAÚSULA SUELO UN ABUSO O UNA ESTAFA? | EL BLOG DE CARLOS

  3. Emilio dijo:

    La clausula suelo no es ni abuso ni estafa. Es una ABUSTAFA.

    Me gusta

  4. Equities in Dallas dijo:

    Bueno, parece que el Popular está captando dinero para terminar de pagar las cláusulas suelo. ¡Bienvenido sea!
    Nos beberemos un cubata a la salud del Ron.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s