CUADERNO 2º.- La máquina de hacer dinero

¿Quieres regresar al Cuaderno 1º? https://asociacionhipotecadosactivos.wordpress.com/curso-de-formacion-2/

libretasINDICE

2.1 Los maquinistas.- 2.1.1. El Originador de hipotecas.- 2.1.2 El agregador.- 2.1.3 Corredores de Valores.- 2.1.4 Los inversionistas.-

2.2 Diferencias de Titulización en los Estados Unidos y España.- 2.2.1 El Folleto de emisión, el Cedente.- 2.2.2 El auditor.- 2.2.3 La escritura de Constitución del Fondo + el Anexo.- 2.2.4 La Agencia de rating.- 2.2.5 La Sociedad Gestora.- 2.2.6 La Sociedad de Clearing.- 2.2.7 Las aseguradoras.- 2.2.8 Los inversores.-

2.3 Titulización hipotecaria España sin garantía del emisor.- 2.3.1 Participaciones hipotecarias.2.3.2 Bonos hipotecarios.- 2.3.3 Cédulas hipotecarias,- 2.3.4 Certificados de transmisión de hipoteca.- 2.3.5 Los FTPYME

2.4 La máquina.-

2.5 Del FTH a los FTA.-

2.6 ¡Más madera hasta que reviente la caldera!.- 2.6.1 El desplome del sistema financiero español.- 2.6.2 Emisiones de deuda, los CDO.- 2.6.3 Los Derivados y el caos.-  

2.1.- Los maquinistas.-  

42013-600-400[1]Con el fin de reconocer a los actores que intervienen en el proceso de titulización es necesario recomponer los acontecimientos: los bancos y las cajas de ahorro una vez que agotaron los depósitos de sus clientes, se dedicaron a desconectar el mecanismo de alerta que impedía una expansión descontrolada. Éste mecanismo consistía en una regulación del tratado de Basilea III que exigía a la banca un capital social como mínimo del 8% de los activos en riesgo. La expansión de las entidades bancarias estaba incentivada por los bonus y complementos salariales de sus equipos directivos. Desconectado el mecanismo de seguridad, la banca contó con la complicidad del Banco de España, que como regulador tenía en sus funciones el haber impedido el desarrollo exponencial del endeudamiento por vía de la titulización de sus activos de crédito. La titulización no es mala cosa, lo que ha pervertido el sistema bancario ha sido su dosis, que como exceso, ha resultado mortal. Los bancos (y las cajas) una vez que concedían una hipoteca la empaquetaban en una emisión de bonos que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) registraba como paso previo a transferirla a un Fondo de Titulización. Quien redacta el Folleto que informa a los posibles inversores y describe la naturaleza de la emisión de préstamos hipotecarios que contiene es el banco (cedente) que junto con la Sociedad Gestora suscriben la constitución del Fondo. La totalidad de la emisión se deposita en una Cámara de Compensación que registra los cambios de titularidad al efectuarse las operaciones de adquisición de los bonos por los inversores (normalmente institucionales).

bandera-eeuu[1]Existe unas diferencias de metodología entre la que se aplica en los Estados Unidos (EE.UU.) y la aplicada en España (más adelante se pondrán de manifiesto). En el mercado secundario anglosajón de titulización intervienen varios participantes, cada uno de ellos con una función especifica. Hay cuatro participantes principales en ese mercado: el originador de hipotecas, el agregador, el agente de valores y el inversor.

2.1.1. El Originador de hipotecas.- 2.1.2 El agregador.- 2.1.3 Corredores de Valores.- 2.1.4 Los inversionistas.- 

2.1.1. El Originador de hipotecas 

JP MORGANEl originador de hipotecas es el primer eslabón de la cadena en el mercado secundario de hipotecas. Los promotores de hipotecas son bancos y bancos hipotecarios. Los bancos utilizan sus fuentes tradicionales de financiación para cerrar los préstamos, los bancos hipotecarios suelen utilizar lo que se conoce como “un almacén de línea” que no es más que la apertura de una cuenta donde el cliente acumula ingresos hasta tener una cantidad suficiente para que se le pueda otorgar un préstamo hipotecario. La mayoría de los bancos, y casi todos los bancos hipotecarios, venden rápidamente las hipotecas recién originadas en el mercado secundario. Sin embargo, dependiendo del tamaño de la entidad financiera puede agregar las hipotecas durante un determinado período de tiempo antes de vender todo el paquete. Existe el riesgo que si la hipoteca no se vende simultáneamente en el mercado secundario, en el momento que se modifiquen los tipos de interés, estos pueden cambiar, lo que cambia el valor de la hipoteca en el mercado secundario y, en última instancia, el beneficio que el banco puede hacer del préstamo hipotecario concedido. En general, los emisores de hipotecas ganan dinero a través de las tasas que se cobran para originar una hipoteca y la diferencia entre el tipo de interés determinado a un prestatario y la prima que un mercado secundario va a pagar por ese tipo de interés. La adicción de la banca al procedimiento de titulización les reportaba más beneficios adicionales de los productos vinculados al préstamo hipotecario: seguros de todo tipo, altas comisiones, domiciliaciones de nominas y un largo etcétera que mantenía al cliente cautivo. Resumiendo, podemos decir que el Originador: es la entidad que mantenía en balance los activos que se venderán al Fondo de Titulización o cuyo riesgo se transferirá mediante la titulización. Puede haber originado ella misma dichos activos (llevó a cabo la operación financiera que dio lugar al nacimiento del activo) o haberlos adquirido a terceros. Por ejemplo, en el caso de una titulización de préstamos hipotecarios realizada por una entidad de crédito, el originador sería la entidad de crédito.

2.1.2 El agregador

El agregador, en el sistema norteamericano, es el siguiente eslabón en la línea de los participantes del mercado secundario de hipotecas. Los agregadores son grandes emisores de hipotecas con vínculos con empresas de Wall Street y las empresas patrocinadas por el gobierno (GSE), como Fannie Mae y Freddie Mac. Los agregadores compran hipotecas recién otorgadas por los originadores antes descritos. De manera similar los originadores y agregadores deben cubrir las hipotecas en todo el trayecto: desde el momento en que se comprometen a adquirir una hipoteca, a través del proceso de titulización, y hasta que los MBS – Ver: 1.2.- Productos financieros derivados de la titulización señalado como (3) (tal como se conoce este tipo de producto financiero) se vende a un corredor de valores. La cobertura de una hipoteca es una tarea compleja debido a la propagación del riesgo. Los agregadores obtienen su beneficio por la diferencia en el precio que pagan por las hipotecas y el precio al que puedan vender los MBS respaldados por esas hipotecas supeditadas a la eficacia de la cobertura.

2.1.3 Corredores de Valores 

Después que un MBS se ha formado se vende a un corredor de valores. La mayoría de las firmas de corretaje de Wall Street tienen divisiones comerciales de MBS. Los distribuidores hacen todo tipo de productos financieros con los MBS, el objetivo final es vender valores a los inversores. Estos corredores de valores frecuentemente utilizan los MBS ya descritos para estructurar otro tipo de producto: ABS y CDO en ofertas a la diversidad de clientes. Estas ofertas pueden estar estructuradas para tener diferentes y definidas características mejorando las calificaciones de crédito en comparación con los MBS subyacentes o préstamos enteros. Los corredores de estos valores buscan un diferencial en el precio al que se compran y venden MBS, y buscan obtener ganancias de arbitraje en la forma en que estructuran ABS y CDO.

2.1.4. Los inversionistas 

A través del mecanismo del Mercado llegaban las hipotecas reconvertidas en bonos hipotecarios a las manos de los inversores ávidos de colocar su dinero en un producto rentable y seguro. Existe una amplia variedad de derivados de una hipoteca. Una hipoteca se la puede calificar como una corriente de flujos de caja futuros. Estos flujos de caja son comprados y vendidos en el mercado secundario de hipotecas en tramos y titulizados como: (MBS) parte de un valor con respaldo hipotecario, (ABS) bonos de titulización y obligación hipotecaria y obligación hipotecaria colateralizada (CMO) o la obligación de deuda garantizada (CDO) de pago. El dinero de los inversores llegaba a los corredores de valores y la cadena volvía a empezar a la inversa. El Originador de hipotecas (el banco) de nuevo iniciaba otro ciclo al otorgar hipotecas con el mismo fin: emitir bonos hipotecarios en una repetición constante. El mercado secundario de hipotecas era inmenso y muy líquido. Por su magnitud y complejidad necesita toda una serie de intervinientes para que el “producto” circule desde el punto de origen en el que se hace efectivo el pago mensual de un prestatario, hasta que termine en manos de un inversor. (ver: 2.2.8 Los inversores)

2.2 Diferencias de Titulización en los Estados Unidos y España

Expuesto el mecanismo básico por el que circula un préstamo con garantía hipotecaria una vez que el banco emisor tituliza la deuda, conviene conocer las diferencias de procedimiento y garantía entre la operativa en los Estados Unidos y la aplicada en España, donde no existe una agencia estatal que garantice la emisión de éste tipo de títulos. La Titulización hipotecaria en los EE.UU. dispone de una triple garantía: El inversor en este tipo de productos está al cubierto de las incidencias que se puedan producir, éstas se pusieron de manifiesto en la crisis de las hipotecas subprime. Las autoridades de control financiero tuvieron que intervenir las sociedades paraestatales Fannie Mae, Freddie Mac y la aseguradora AIG. En el sistema norteamericano, el inversor final disponía de una triple garantía para sus títulos, 1) el inmueble asociado a la hipoteca, 2) el seguro contratado por posible impago de la hipoteca y 3) la garantía estatal de Freddie Mac y Fannie Mae sobre los derechos de los valores adquiridos, con lo que su inversión era realmente un valor de renta fija.  

1.- Generación de la hipoteca: el banco originador (prestamista), concede al interesado (prestatario) una hipoteca sobre su inmueble. El tipo de hipoteca podía ser convencional (pudiendo el prestatario contratar un seguro ante el posible impago de la misma) o hipoteca garantizada por una entidad pública, ya fuera la Federal Housing Administrative (FHA) o el Departamento de Veteranos (VA). 

2.- Compra de la hipoteca: Freddie Mac o Fannie Mae compraban las hipotecas de los bancos prestamistas con lo que el banco les traspasaba el riesgo hipotecario y generaba cash flow para poder seguir concediendo hipotecas, perdiendo algo de la rentabilidad de los cupones pero generando comisiones por seguir gestionando el cobro de las hipotecas. En España no existe un Banco Hipotecario estatal que recompre estos préstamos con garantía hipotecaria y emita Bonos del Estado para financiarse. Más papistas que el Papa y más capitalistas que los norteamericanos, se ha dejado que la banca privada se haga con todo el mercado de la financiación de la vivienda. 

3.- Titulización garantizada: Freddie Mac o Fannie Mae titulizaban éstos préstamos en títulos pass through (participation certifícate) pasando los mismos a cotizar en bolsa a disposición de inversores particulares e institucionales. Ambas agencias estatales garantizaban el pago de los derechos hipotecarios aunque el deudor falle en el cumplimiento de sus obligaciones. Lo dicho en el párrafo anterior. 

Titulización hipotecaria en los EE.UU.: El sistema garantista para el inversor hizo que entrara en escena el efecto dominó al aumentar la morosidad y disminuir el valor de los inmuebles muy por debajo de las hipotecas concedidas. Dichas pérdidas debieron ser asumidas por las agencias estatales que aseguraban el principal de los valores (Fannie Mae, Freddie Mac) y las compañías de seguros que aseguraban los créditos y a dichas agencias estatales (AIG), con el rescate estatal consiguiente.

2.2.1 El Folleto de emisión, el Cedente.- 2.2.2 El auditor.- 2.2.3 La escritura de Constitución del Fondo + el Anexo.- 2.2.4 La Agencia de rating.- 2.2.5 La Sociedad Gestora.- 2.2.6 La Sociedad de Clearing.- 2.2.7 Las aseguradoras.- 2.2.8 Los inversores 

2.2.1 El Folleto de emisión, el Cedente 

Folleto 2010 001La titulización en España. Antes de la sofisticación financiera los bancos concedían préstamos y crédito hasta el límite de sus posibilidades: su capital social y los depósitos de sus clientes. Los préstamos pasaron de ser un depósito de valor en manos de los bancos a un activo negociable. El “invento” cambió el mundo financiero y la irrupción del ordenador y la globalización de los mercados lo elevaron hacia la estratosfera. Veamos como funciona el sistema. Las entidades financieras acumulan los préstamos hipotecarios y los empaquetan en una relación expuesta en un folleto con las condiciones que se ofrecen las miles de hipotecas que contiene. El folleto de emisión va dirigido a los inversores, sobre todo a los extranjeros, y se registra en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). A partir de ese momento las hipotecas dejan de existir individualmente para convertirse en participaciones hipotecarias, partes (trozos) del contenido de la emisión. Una emisión puede contener 20 o 30.000 préstamos hipotecarios. La participación se divide en bonos de 100.000 euros, y la emisión varía su cuantía pero de 5.000 millones de euros hay muchas. Es importante captar, por la trascendencia de este asunto, que lo que se coloca en el mercado financiero es una participación de la emisión (un bono). Por ejemplo en una emisión de 5.000 millones de euros un bono de 100.000 euros tiene una participación minúscula del total del “paquete”. Al bonista se le transmite un derecho sobre el bono que está respaldado por préstamos hipotecarios. Se promete un tipo de interés (variable) en el folleto que puede ser, como ejemplo, Euribor + 0,25. Como se le transmite al inversor bonista el riesgo de impago la ley española se pronuncia que también se debe de transmitir la garantía sujeta al préstamo hipotecario. Este asunto lo remataremos más adelante. De momento quédate con la copla que el bonista adquiere una parte alícuota de la emisión. En una emisión de 100 millones de euros se divide en 1000 bonos de 100.000 euros.  

Quienes gestionarán ésta participación hipotecaria en el mercado financiero será un Fondo de Titulización, un ente sin personalidad jurídica creado por el propio banco. Lo más relevante de esta intermediación es la que permite al banco sacar de su balance contable éstos préstamos como activo en riesgo y así poder soslayar las normas de Basilea III que especifican que los recursos propios tienen que estar por encima del 8% del riesgo. Es de destacar que ésta operativa de quitar del balance contable éstos préstamos susceptibles de impago, y con la aportación de una garantía también susceptible de perder valor, soslayando las normas de seguridad fijadas por Basilea III, ha sido el motivo del derrumbe de la banca española con el consecuente descalabro de la economía en general y el brutal incremento de la deuda soberana. Es decir, el mismo capital social ha mantenido un creciente endeudamiento que se ha ocultado sacándolo de la vista, al transferirlo, sin dejar constancia registral, al Fondo de Titulización. Es el Fondo de Titulización, que actúa en una estructura de neto patrimonial, (sin capital social, lo que tengo por lo que debo) quien recibe el importe de la colocación de los bonos y lo traslada al cedente, que así se llama en el argot financiero al banco que ha suscrito los préstamos.

En definitiva, el Folleto de emisión es un catálogo de ventas donde el banco cedente magnifica las bondades de la materia prima que transforma: las hipotecas que ha otorgado a sus clientes. Hay dos clases de Folletos de emisión, las individuales y las mixtas. Los grandes bancos y cajas de ahorro, por el volumen de hipotecas que concedían tenían la capacidad de “empaquetar” sus propias hipotecas, no así pequeños bancos y cajas que tenían que agruparse en emisiones mixtas.

2.2.2 El auditor

logos-big4-en-noticia[1]Junto con el Folleto de emisión se encuentra el informe del auditor, que viene a corroborar todas y cada una de las excelencias que los responsables del banco Cedente atribuyen a la materia prima con que ha sido elaborado el “paquete”, sean préstamos con garantía hipotecaria u otro tipo de deuda. Todas y cada una de las compañías auditoras del IBEX-35 (incluidos los bancos) han mentido de forma evidente y descarada y su función se sitúa en el papel de cómplice necesario. La ley le asigna una función específica a la figura del auditor, pero la dependencia del auditado que es quien paga la fiesta dificulta, y mucho, la labor encomendada. No se guardan ni las formas, se da la circunstancia que la compañía auditora Deloitte (una de las cinco grandes) que no se percató de la fulminante quiebra de Bankia, dió cobijo a los auditores de Arthur Andersen cuando se la fulminó después de su complicidad en la estafa de Enron (una compañía eléctrica norteamericana que quebró de la noche a la mañana). La función auditora se prostituyó en todos los órdenes por lo que sería largo de exponer sus más relevantes hazañas que han dejado a miles y miles de accionistas con un palmo de narices y sin su dinero. Se hizo necesario separar la función consultora de la auditora. No podía ser que la división consulting preparara todos los recovecos y artimañas para esconder, en lugar seguro de no ser visto, los trapos sucios del balance contable, que acto seguido la otra división, la auditora, tenía que pasar a limpio. 

No hay forma de colocar a las compañías auditoras en su sitio a pesar que la independencia del auditor está ampliamente regulada en la legislación nacional e internacional. Hay demasiado dinero en juego, una compañía auditora puede cobrar mil veces más por callar que por hacer su trabajo. El auditor debe de alertar a los accionistas de la marcha de la sociedad, éste es su trabajo. No obstante, se ha llegado, en varias ocasiones, a una caída en picado de la solvencia de la sociedad auditada sin que el perceptivo informe del auditor mencionara ninguna salvedad relevante. El auditor, en el proceso de titulización, además de dar el visto bueno al contenido del Folleto de emisión, debe de auditar el Fondo de Titulización, que es el lugar por donde transita el dinero. No es éste el lugar donde poner patas arriba a las compañías auditoras, tan solo acreditar que son los cómplices necesarios de un sistema corrupto.

2.2.3 La escritura de Constitución del Fondo y el Anexo

Una vez editado el Folleto de emisión por el banco Cedente el siguiente eslabón de la cadena es la constitución del Fondo de Titulización. La finalidad del Fondo de Titulización, vinculado al banco emisor de los bonos, es servir como comodín para ocultar en el balance contable de la entidad financiera que su capital social no está acorde para asumir el riesgo de impago de los préstamos y créditos hipotecarios que otorga. La desproporción puede llegar a ser 40 o 50 veces y las incidencias de morosidad actual lo transfieren a la quiebra. ¿Cómo se ocultan los miles de millones de euros otorgados en hipotecas? Se sacan del balance del banco y se llevan al Fondo de Titulización, que por no tener no tiene personalidad jurídica, ni dirección postal, digamos que es un ente etéreo que emite un folleto explicativo de las bondades del producto financiero sobre hipotecas otorgadas. De ésta extraña forma los bancos han crecido desaforadamente y su capital se ha quedado donde estaba o ha crecido muy poco.

balanceEl banco estructura un fondo cerrado de titulización hipotecaria de patrimonios separados y cerrados y sin personalidad jurídica mediante escritura pública. Su activo está formado por las participaciones hipotecarias agrupadas para el mismo y su pasivo por los bonos de titulización  hipotecaria a adquirir por los inversores, de forma que el valor patrimonial neto sea cero. En el momento de la adquisición de los bonos, el banco transmite sin garantías, (a diferencia de EE.UU.) al bonista el riesgo de impago de la hipoteca, encargándose de seguir gestionando el cobro de las mismas como “Administrador” del fondo y de la Sociedad Gestora.

escritura 001

Escritura de constitución del FTA2015 por Blackstone

La constitución de un Fondo de Titulización requiere, como cualquier sociedad mercantil, constituirla en presencia de notario, con la particularidad que no se inscribe en el Registro Mercantil donde la constitución es pública. El sistema le reserva un lugar más discreto: la Comisión Nacional del Mercado de Valores, donde además se pretende que quede fuera de las miradas indiscretas al no constar en su página web. Lo que se oculta no es solo la constitución del Fondo, si no el Anexo que contiene la relación de préstamos hipotecarios. Llegar hasta éste documento no es fácil ya que los préstamos que contienen son identificables. Algunos bancos, con el consentimiento de los notarios, adjuntan una relación con una letra tan minúscula que es imposible de leer y encima les aplican técnicas informáticas que impiden su lectura. ¿Si todo fuera tan transparente qué necesidad hay de ocultar los préstamos que venden? De eso hablaremos más tarde.

Lo habitual en la operativa bancaria ha sido lo anteriormente expuesto: el banco transfiere los préstamos hipotecarios a un Fondo de Titulización, bajo su misma estructura, que actúa por el neto patrimonial (sin capital social) y es la Sociedad Gestora que coloca en el mercado financiero participaciones de una emisión concreta. Lo relevante de éste cambalache es la desaparición de los préstamos otorgados del balance contable, lo que permitirá repetir una y otra vez la operación con el mismo capital social. En definitiva el banco elimina los riesgos derivados de la otorgación de miles de préstamos con garantía hipotecaria y es el Fondo de titulización quien los mantiene en su balance contable. Una vez culminada la operativa bancaria de transformar los préstamos hipotecarios en bonos hipotecarios y colocados en el mercado financiero, el banco recibe a través del fondo el dinero correspondiente, que lo utiliza para incrementar su liquidez e inversiones. Simultáneamente a ésta operación de titulización, el banco inicia una nueva concentración de préstamos hipotecarios en un “paquete” y repite el camino antes descrito. Con este tipo de operaciones el banco deja de ser dueño del préstamo, ya que lo es el bonista por participación, y la entidad financiera asume el papel de gestor del cobro del nominal más los intereses pactados en el folleto de emisión.

Como conclusión se puede decir lo siguiente: Lo más importante de este método de “vender” los préstamos con garantía hipotecaria consiste en la triquiñuela de hacer desaparecer del balance contable del banco el “paquete de hipotecas” que se traslada al Fondo de Titulización, que se convierte en cómplice necesario junto al regulador del sistema: el Banco de España, que en ningún momento da la voz de alarma mientras desaparecen ingentes cantidades de activos en riesgo del balance contable del banco permitiendo mantener el ratio de solvencia (ficticio) respecto al capital social de la entidad.

2.2.4 La Agencia de rating

imagesXFZ4CEKULas Agencias de calificación (Rating agencies): otorgan una determinada calificación crediticia (rating) a los títulos emitidos. La gran mayoría de los títulos (bonos o papel comercial) emitidos tienen una o más calificaciones crediticias. Las agencias de calificación juegan un papel clave en éste mercado. Hay fondos de inversión que tienen fijados en sus estatutos que sólo pueden adquirir bonos con la calificación máxima de AAA. Por éste motivo, los bancos Cedentes buscan la mejor clasificación para las hipotecas que agrupan como subyacente del “paquete”. Los bonos de titulización, tras el pago de las

correspondientes comisiones de gestión y administración, les corresponde un derecho preferente sobre los flujos de capital e intereses de los activos financieros adquiridos (la cartera titulizada). Los bonos se emiten siguiendo un determinado orden de prelación de los pagos. La estructura puede contener un número indeterminado de tramos, cada uno con una calificación crediciticia. Los primeros bonistas en cobrar corresponde al primer conjunto de tramos, denominado preferente o sénior, que comprende las series de bonos de mejor calidad crediticia y, por lo tanto, de mayor rating (normalmente AAA y AA). El siguiente tramo, una vez satisfecho el anterior, le siguen los denominados tramos intermedios o mezzanine, que están subordinados a los primeros. En la parte inferior de la estructura, se encuentran los tramos de peor calidad crediticia, a los que se denomina “de primeras pérdidas” o «tramo equity». Esta calificación corresponde a alguna serie de bonos de baja calidad (por debajo de BB) y que suele recomprar la entidad Originadora o Cedente. En definitiva, el tramo equity hace frente al primer porcentaje de pérdidas de la cartera titulizada, y suele ser retenido por el originador con el fin de conceder un nivel suficiente de mejora crediticia a los siguientes tramos de la estructura, para que estos obtengan un rating más elevado y puedan colocarse de una forma más atractiva (menor coste) en los mercados.

2.2.5 La Sociedad Gestora 

En esta comedia hay otro actor: la Sociedad de Gestora, controlada por el mismo banco o disfrazada para disimular, y es quien se encarga de colocar en el mercado financiero las participaciones hipotecarias en formato de bono hipotecario y deja muy claro, en el papeleo, que transmite el riesgo al bonista, a diferencia de la legislación anglosajona que no lo transmite. España es diferente, el sistema de titulización anglosajón nunca permitiría que la Sociedad Gestora del Fondo pertenezca al mismo banco Cedente de la emisión ya que la función principal de esta sociedad es la de representar al bonista inversor. La Sociedad Gestora es el único representante autorizado del Fondo ante terceras partes y en cualquier procedimiento legal, de acuerdo con la ley. En resumen: la Sociedad gestora de fondos de titulización (Trustee): garantiza los derechos de los tenedores de los títulos emitidos. Se encarga de vigilar que los pagos a los inversores se hagan adecuadamente, y de que se cumpla con la documentación legal relativa a la titulización realizada. No puede añadir riesgos adicionales a la operación. Solo existe en las jurisdicciones donde el Fondo de Titulización no tiene personalidad jurídica.

img004

UCI-19

En la carátula situada al margen se puede observar que la emisión corresponde al Fondo de Titulización de Activos UCI 19 (19 corresponde con el número de emisiones que la financiera Unión de Créditos Inmobiliarios –filial del Banco Santander- ha emitido) por la titulización de 1.029 millones de euros, en cinco emisiones de la A a la E con distintos tipos de rentabilidad según la solvencia del tramo. Como esta emisión tiene fecha de 12 de marzo de 2009 cuando no había ninguna posibilidad de colocarla en el Mercado financiero ellos mismos se suscriben los bonos y para acabar de montar este circo se dice que esta “Promovido y Administrado por Santander de Titulización S.G.F.T. S.A.” Lo que dicen estas letras corresponde a Sociedad Gestora Fondo de Titulización, es decir, el clásico “yo me lo guiso yo me lo como”. Ellos mismos se lo hacen todo y traen de comparsa en este séquito a BNP Paribas para aparentar acompañamiento, cuando los franceses, normalmente, se les adjudica la última serie con la peor solvencia. Una propina por participar en este cortejo. Una vez disfrazado el muñeco se le coloca al BCE que al momento les reintegra los 1.029 millones de euros. Es en este tipo de operaciones que el Banco Santander ha recibido los 35.000 millones de euros a la chita callando. Mientras la operación de emisión de bonos hipotecarios  se “vende” a un tipo de interés cercano al 0% la financiera UCI machaca a sus clientes con IRPH al 5% que al añadir la práctica de anatocismo (no cobrar todos los intereses que corresponde y añadirlos al capital) que incrementa el tipo de interés cercano al 10%. Esto es lo que hay, una práctica usurera después de haber vendido el préstamo hipotecario. 

Desde 2007 el mercado de la titulización esta muerto, no hay ningún inversor que esté dispuesto a invertir en este tipo de producto financiero. A los bancos solo les queda el recurso, a falta de compradores, de colocar los bonos al BCE y así poder obtener liquidez. Ha sido el empacho, entre 2000 y 2007, de emisión de bonos sin control en el mercado AIAF (donde se colocan estos productos) que han llegado al caos. En conclusión, en España el 90% de los fondos de inversión los gestionan los bancos a través de las Sociedades de Gestión de la que son propietarios. Además, los bancos hacen las operaciones de sus gestoras a través de sus propios broker (algo que en otros países está completamente prohibido) es como poner al zorro a guardar las gallinas. Los Fondos, constituidos por el banco, al carecer de personalidad jurídica precisan de una Sociedad Gestora que les de el amparo jurídico y, en apariencia, cuide de representar los derechos de los inversores. Todo acaba en un teatro: el banco Cedente, el Fondo de Titulización y la Sociedad Gestora son todos lo mismo pero con diferente disfraz. El inversionista es la victima. La Sociedad Gestora al administrar el Fondo repizca todo el dinero que puede al comprar y vender acciones o bonos para generar comisiones. Los partícipes del Fondo son expoliados por quienes tienen que defender sus derechos. Estas son la Sociedades Gestoras de Fondos de Titulización autorizadas por la CNMV.

EUROPEA DE TITULIZACION, S.A., S.G.F.T.

GESTICAIXA, S.G.F.T., S.A.

GESTION DE ACTIVOS TITULIZADOS, SGFT, S.A.

HAYA TITULIZACION, SGFT, S.A.

INTERMONEY TITULIZACION, S.G.F.T., S.A.

SANTANDER DE TITULIZACION, SGFT, S.A.

TITULIZACION DE ACTIVOS, S.A., S.G.F.T.

Si clicas sobre estos enlaces te llevan a la CNMV y si clicas en “Fondos gestionados” te llevará a un relación de los Fondos que están vivos o los que ya están liquidados.

2.2.6 La Sociedad de Clearing

El sistema de titulización no se hubiera podido llevar a cabo sin las Sociedades de Clearing, cuanto menos la intervención de estas sociedades ha permitido su internacionalización. Es posible que sea ésta la primera vez que llega a tu conocimiento las Sociedades de Clearing, a pesar de ser el banco de los bancos. Su existencia, si no oculta, pasa desapercibida. Adelanto de que se trata y que función tiene: una sociedad de clearing es una cámara de compensación en el sistema de las transferencias bancarias internacionales. En Europa está implantada Euroclear fundada por JP Morgan y en España domina este mercado Iberclear. Veamos lo que dice Wikipedia sobre Iberclear: “es el Depositario Central de Valores español encargado del registro contable y de la compensación y liquidación de los valores admitidos a negociación en las bolsas de valores españolas”. Ahora veamos la evolución de este tipo de sociedades: se iniciaron con la expansión de paraíso fiscal de Luxemburgo al aprovechar un pool de bancos las posibilidades de desarrollo de una incipiente cámara de compensación bancaria para transformarla en el mayor centro de transferencias internacionales de dinero. ¿Qué actividad tiene una cámara de compensación? Consiste su actividad en la compensación de saldos, es decir, es un procedimiento de liquidación contable entre dos o más partes que son deudoras y acreedoras entre si, y que permite liquidarlas por el saldo neto entre las partes. Para que la cámara de compensación pueda compensar los saldos entre deudores y acreedores, estos deben de disponer de una cuenta.

Las sociedades de clearing empezaron a funcionar a principios de los años setenta en el entorno de una asociación de unos pocos bancos. Su función era una necesidad al internacionalizarse las finanzas. Desde entonces los cheques no viajan de banco a banco simplemente es una anotación en cuenta a través de los sistemas informáticos. La globalización, básicamente, ha consistido en el transito de los capitales que en las cámaras de compensación acaban engullidos entre saldos y se les pierde la pista. Miles de millones de dólares y de todas las divisas del mundo transitan ahora por estas cámaras de compensación sin control alguno de los Estados. Los bancos son los dueños del sistema en un mundo globalizado por las finanzas. El volumen que circula es astronómico la unidad de referencia es el billón de dólares. Hay sociedades de clearing en Luxemburgo que los depósitos en sus cuentas asciende a diez billones de euros, 47 veces el presupuesto de Francia. Representan más de cien países y utilizan más de 15.000 cuentas. Con esto está dicho todo.

La expansión de la banca no hubiera sido posible sin sus operaciones de intercambio de capitales transfronterizos. Necesitaban disponer de una sociedad de confianza y de ese pool de bancos iniciales se fueron añadiendo otros hasta formar una red mundial donde la cámara de compensación registra y garantiza las operaciones. A diferencia de una bolsa, que reúne las distintas partes de una transacción, la sociedad de clearing es una infraestructura aparentemente pasiva, que se limita a anotar y garantizar la operación. Los títulos no cambian de sitio, sólo cambia el nombre del propietario. Luxemburgo debe su encumbrada plaza financiera a Leonora Roosevelt, esposa del presidente de los EE.UU. Franking D. Roosevelt, por su amistad con la Gran Duquesa que influyó para que los norteamericanos se decidieran por el Ducado como la extensión de facto del “Estado 51 de la Unión”.

La desviación de capitales a través del clearig system permite la opacidad al controlar, los propios bancos, las cámaras de compensación con listas no publicadas. Aquí esta la clave: las listas no publicadas, las cámaras de compensación actúan como los bancos suizos con el secreto bancario. Disponen de cuentas de sus clientes (bancos de todo el mundo y sociedades financieras) que se esconden con la intención que sirvan de refugio de capital más negro que el betún. Todo habían sido ventajas, y prueba de ello es que han prosperado más de la cuenta. No obstante, parece evidente que el clearing system como cámara de compensación tiene adicionalmente otra función oculta, todo hace pensar que las sociedades offshore tienen una función específica en la ocultación de capitales. El papel de la sociedad de clearing en la titulización cumple como depósito, por ejemplo de los bonos hipotecarios, una vez que la Sociedad Gestora los ha depositado a la espera que un inversor decida adquirirlos. Lo dicho, los bonos no cambian de sitio, tan sólo cambia la propiedad de los mismos a través de una anotación contable.

2.2.7 Las aseguradoras

Este apartado correspondiente a las compañías aseguradoras es el más flojo de todos los que componen el Curso de Formación, es un capitulo que por su importancia requiere profundizar mucho más. Al parecer, la mayoría por no decir todas las emisiones de bonos están aseguradas en caso de impago. El mercado hipotecario español es un desastre de proporciones bíblicas por sus impagos ¿Qué ocurre con las aseguradoras de estos riesgos? A pesar del desastre ninguna aseguradora se siente lesionada. Quizás tenga algo que ver que en España los bancos son los dueños de las aseguradoras y en Europa las aseguradoras son dueñas de los bancos. Habrá que poner el ojo en este ámbito de los seguros. Hemos visto en 2.2.4 La Agencia de rating los diferentes tramos de las series titulizadas que se que se ofrecen a los inversores con diferentes vencimientos y riesgos de crédito. Para mejorar el rating, el banco ofrece a la compañía de seguros lo que se llama “sobrecolaterización” que no es más que emitir menos valores (bonos) que el volumen de activos subyacentes. Este tipo de instrumento (que una parte de los préstamos hipotecarios no se conviertan en bonos para garantía de impagados) ha sido desarrollado por compañías aseguradoras especializadas denominadas “monoline insurers”. El tenedor del bono tiene en sus manos una emisión que se vincula a la propia “monoline”, pues al garantizarlo, en caso de impago, la emisión adquiere un “rating” igual al que tiene asignado la compañía aseguradora. Estas compañías, a cambio de una prima, consiguen, en base a su propia buena calificación crediticia una buena calificación para su asegurado. 

2.2.8 Los inversores 

imagesUBVZW6GRConviene añadir a 2.1.4. Los inversionistas lo siguiente: los inversores (Investors): son los que finalmente adquieren los títulos emitidos. Estos asumen un nivel de riesgo de crédito y perciben una rentabilidad distinta en función de la subordinación de los títulos que están adquiriendo. La titulización puede definirse inicialmente como un proceso mediante el que una entidad (cedente) es capaz de transformar un conjunto de activos que mantiene en su balance en una o más series de títulos que se colocan en el mercado. Este proceso suele realizarse a través de un Fondo de Titulización interpuesto, que es el que emite los títulos (bonos principalmente), cuya calidad crediticia no depende de las características de la entidad cedente, sino que está directamente vinculada al riesgo de crédito de la cartera subyacente. Por lo tanto, los impagos que se produzcan en los activos que componen la cartera titulizada implican, primero, la suspensión del pago de intereses de los bonos de titulización y, posteriormente, su progresiva amortización. Ahora bien, la suspensión del pago de intereses y la posterior amortización de los bonos no se producirá a prorrata entre todos los tenederes de los mismos, sino de forma secuencial: una característica clave de las titulizaciones es la estratificación del riesgo de crédito. Así, las distintas series de bonos de titulización se emiten con una determinada estructura de subordinación, creando una cascada de pagos que será determinante a la hora de establecer en qué orden se absorben las pérdidas de la cartera subyacente. Los distintos niveles o categorías de bonos emitidos implican diferentes niveles de riesgo (y, por lo tanto, de rentabilidad), que quedan reflejados también en las calificaciones que otorgan las agencias de rating a dichos tramos.

Para adquirir estos productos financieros sustentados por un subyacente (la materia prima que contiene la emisión) que consiste en deuda, existe en España el mercado AIAF. Veamos lo que nos dice Wikipedia sobre este mercado: AIAF Mercado de Renta Fija S.A. es un mercado organizado de deuda (o renta fija) en el que cotizan y se negocian los activos que las empresas de tipo industrial, las entidades financieras y las Administraciones Públicas Territoriales emiten para captar fondos para financiar su actividad. Su origen está en unas reuniones celebradas a instancia del Banco de España en 1986, en las que se creó la Asociación de Intermediarios de Activos Financieros. El mercado de pagarés de empresa estaba teniendo un crecimiento desordenado, y la solvencia de algunas emisiones era dudosa. Mediante esta Asociación, el Banco de España perseguía que se autorregulase el mercado a través de sus principales participantes. Mejoró la difusión de información y la transparencia, se creó una sociedad de compensación y liquidación (Espaclear) y poco después se constituyó AIAF como mercado organizado no oficial. Al tener comisiones más bajas que la Bolsa, pronto creció su popularidad entre las principales entidades financieras y aumentó su volumen de contratación”.

2.2.9 Otros actores  

Completando a los actores principales, en la titulización nos encontramos con los Garantes financieros (Financial guarantor): un tercero que aporta garantías a determinados tramos de la titulización. El objetivo es disminuir el riesgo de crédito de la estructura, bien con una garantía directa o bien siendo la contraparte (el vendedor) de un derivado de crédito (típicamente, un CDS). Normalmente se trata de grandes empresas de seguros internacionales (denominadas monoline insurers). Existe principalmente en aquellas titulizaciones que desean mejorar la calificación crediticia de determinados tramos.

Los Proveedores de liquidez (Liquidity providers): entidades que otorgan líneas de crédito al fondo de titulización con el fin de garantizar la continuidad en los pagos a los inversores. No cubren el riesgo de crédito ya que su función consiste en cubrir posibles desfases de liquidez temporal. Los Proveedores de liquidez se centran en las titulizaciones de papel comercial (ABCP) debido al muy corto plazo de los títulos emitidos. 

Los Gestores de activos (Asset manager): en determinadas titulizaciones de CDO (collateralised debt obligations) existe una gestión dinámica de los activos titulizados, es decir, un gestor selecciona la cesta inicial de activos que se van a titulizar y posteriormente compra y vende activos que forman parte del colateral de la emisión procurando obtener la máxima rentabilidad.

La Contraparte en derivados de tipo de interés y divisas (IRS-CRS counterparties): en la mayor parte de titulizaciones, el fondo contrata con terceros protección contra el riesgo de tipo de interés o de divisa mediante permutas financieras. Suele tratarse de entidades financieras.

2.3 Titulización hipotecaria en España sin garantía del emisor 

es[1]Los bancos (y cajas) españoles se han financiado abusando de la recolocación en el mercado de sus hipotecas concedidas. Como conclusión podríamos decir que la principal diferencia entre ambos sistemas, aparte de que los títulos españoles no son pass-through, (no existe una empresa estatal que emita bonos de respaldo) es que los derechos hipotecarios en España no están garantizados públicamente. Esto hace en épocas de morosidad que puede superar el 10% como la actual, que los interesados en inversiones inmobiliarias vía hipotecas prefieran las cédulas hipotecarias como instrumento, ya que se respaldan por todas las hipotecas del activo del banco. Por otra parte, se pone en evidencia una falta de intervención por las Autoridades de control: sea el Banco de España o la Comisión Nacional del Mercado de Valores. Nos vamos a centrar en las Participaciones Hipotecarias y los Certificados de Transmisión Hipotecaria que son los que se utilizan comúnmente para transmitir los prestamos con garantía hipotecaria desde los bancos hasta los inversores institucionales. El banco Cedente transfiere el riesgo al inversor bonista. 

Los riesgos principales para el bonista son el impago de las hipotecas (que disminuye el cash flow del fondo), la amortización anticipada de las mismas (efecto generalmente amortiguado por la gran dimensión del fondo) y la situación concursal del emisor (que por ahora no ha sucedido nunca en España). El Fondo de Titulización es una de las diferencias sustanciales al compararlo con el sistema norteamericano. No solo cambia la denominación que se le conoce como el agregador y además, aparentemente, no se aprecia que esta vinculado al banco emisor de los bonos. Por simplificar es un vehiculo de transito entre la Sociedad Gestora y el Cedente. Su función consiste en colocar los préstamos con garantía hipotecaria en el Mercado financiero previa una calificación de solvencia prescrita por una de las agencias de rating 

2.3.1 Participaciones hipotecarias.2.3.2 Bonos hipotecarios.- 2.3.3 Cédulas hipotecarias,- 2.3.4 Certificados de transmisión de hipoteca.- 2.3.5 Los FTPYME 

2.3.1 Participaciones hipotecarias

Este titulo puede llevar a confusión, en algunos textos aparecen como si fueran una variante de los productos financieros titulizados y en otras interpretan que es el genérico de estos productos. Me inclino por el genérico y separo en dos tipos de titulización, por una parte lo que podríamos llamar la Titulización ordinaria, que supone una transmisión real de los créditos por parte del acreedor originario (aquí lo hemos llamado cedente u originador), a favor del Fondo a cambio de un precio. Este interesado cambalache es la clave para expansionar el banco sin que tenga relación con su capital social (saltarse la norma de Basilea III). Los activos del banco, los préstamos otorgados, salen de su balance para integrar el activo del Fondo. La cesión de los créditos conlleva la transferencia no sólo de la titularidad, (sin quedar inscrita la garantía en el Registro de la Propiedad) sino también del riesgo de impago que genera, y se traslada a los suscriptores de los valores de renta fija que emite el fondo y que constituyen su pasivo.

Por otra parte está la Titulización Sintética que cuesta entender ya que se presta a que exista gato encerrado y al engaño colectivo. Veamos de que se trata: no hay transferencia de los créditos por parte del banco que es acreedor de los préstamos hipotecarios concedidos, que los conserva en su balance, sino que tan sólo se transfiere el riesgo de impago, mediante la celebración de un contrato de “derivado de crédito”, por el cual el fondo lo asume a cambio del cobro de una prima. Vamos a ver, sigamos la cronología: el banco, en presencia de notario, constituye un Fondo, luego quiere decir, que el Fondo es del banco. Sigamos, si la titulización sintética no le traslada la “propiedad” del crédito y tan solo consiste en trasladarle el riesgo a cambio de una prima, eso es lo que hacen las compañías de seguros. El contrato de “derivado de crédito” no es más que un auto seguro (ya que el Fondo hace de compañía de seguros). Esta es la primera parte contratante de la primera parte (que diría Groucho Marx). En el activo del Fondo tiene los contratos de “derivados de crédito” que proporcionan un rédito (la prima que paga el banco por asegurar el riesgo de impago) y esto es lo que se coloca entre los inversores que no es más que el reaseguro. Las compañías de seguros cuando toman un riesgo lo reaseguran entre otras compañías que comparten la prima y diluyen el riesgo (al repartirlo entre varios). Algo así es como funciona la Titulización Sintética.

Para dejar zanjado el asunto, también se conoce como producto financiero las Participaciones Hipotecarias cuando un banco “empaqueta” préstamos con garantía hipotecaria, y como ya esta explicado trocean el “paquete” en partes iguales de 100.000 € de valor. De este modo, cada inversor que adquiera una participación hipotecaria se convertirá en titular del crédito objeto de la hipoteca únicamente en el porcentaje adquirido y, por ende, los rendimientos que se obtengan con esta inversión se les abonarán en función de dicha participación. Las Participaciones Hipotecarias se configuran como una cesión de crédito, no obstante el Cedente conserva la administración así como la custodia de los créditos. Son siempre a largo plazo, va paralelo, en el tiempo, al grueso de los préstamos que contiene la emisión.

2.3.2 Bonos hipotecarios

img006Volvemos a lo mismo, al préstamo con garantía hipotecaria se le llama “hipoteca”, a los títulos hipotecarios, en forma genérica se les llama bonos hipotecarios. Estos bonos están asegurados (colaterizados) es decir, su subyacente son bienes inmobiliarios que lo respaldan. Para el inversor, la garantía recae en la solidez de la cartera de préstamos hipotecarios que se exhiben en la emisión. En la caratula que se muestra al margen corresponde con una emisión de Bonos hipotecarios por un total de 5.000 millones de €. RMBS se refiere a hipotecas sobre inmuebles residenciales y el número 5 a que antes de esta emisión el BBVA había emitido, con esta composición residencial otras cuatro emisiones.

 

2.3.3 Cédulas hipotecarias

img005Las Cédulas Hipotecarias corren en paralelo con la Titulización Sintética descrita en 2.3.1 Participaciones hipotecarias en la que no hay cesión de los derechos de crédito por parte del Cedente que los conserva en su activo. Lo que transfiere al Fondo de Titulización es el riesgo de impago. Para entender este extraño cambalache, al bonista se le ofrece cédulas hipotecarias que tienen la garantía que en caso de impago están respaldadas por todas las hipotecas que el banco cedente tiene en su cartera. Dicho de otra manera, el banco cedente solicita a los bonistas un préstamo con garantía hipotecaria sobre la cartera de sus préstamos que constan en su balance contable. Estas emisiones una vez colocadas en el mercado secundario (AIAF) se vuelven a “empaquetar” en diferentes Fondos que acaban de nuevo en manos de otros inversores. 

2.3.4 Certificados de transmisión de hipoteca 

Sobre la modalidad conocida como Certificados de transmisión de hipoteca y su aplicación no se ha extendido ya que se puede decir que son la Cenicienta de las titulizaciones. Normalmente los Certificados de transmisión de hipoteca se incluyen acompañados de otras titulizaciones, en los Folletos de emisión, para colocarlas en el mercado financiero sin que se perciba en demasía su inclusión. Se trata de préstamos (con garantía hipotecaria) que no cumplen con los requisitos especificados para este tipo de productos. La condición básica que no cumplen, es que el préstamo supera el 80% de la tasación. Hubo un momento que los bancos y cajas estaban tan interesados en otorgar préstamos hipotecarios que se lanzaron a incrementar, por la vía de los tasadores, el valor que se asignaba al bien que iba a garantizar el préstamo. Contra más valor se le adjudicara a la vivienda, local comercial, nave industrial o a un solar, mayor era la deuda y mayor iba a ser la titulización. A todo esto hay que añadir que los bancos y cajas ofrecieran préstamos al 100% del valor de la tasación y se lo colocaban al primero que pasaba por la calle. Ver más adelante 2.6.3 Los Derivados y el caos. ¿Cómo los bancos y cajas soslayaban el impedimento de titulizar una hipoteca con un préstamo al 100%? Ofreciendo a los inversores un seguro por el diferencial del 20% que se excedía de la norma, es decir, la norma exigía un préstamo al 80% de la tasación y les cubrían el 20% que tenía de exceso. Estos tipos tienen soluciones para todo. 

2.3.5 Los FTPYME

Wolfsburg_VW-Werk[1]Los bancos españoles una vez que encararon la titulización del gran mercado de la otorgación de préstamos con garantía hipotecaria a los particulares, RMBS (R= residenciales) pusieron rumbo a las sociedades mercantiles que tanto les colocaban productos como los CMBS (C= comerciales a corto plazo) como deuda en formato CDO (a largo plazo). Las titulizaciones de préstamos a PYME comenzaron en 1999 mediante la creación de un FTA denominado FTPYME, promovido por el Ministerio de Economía para favorecer la financiación empresarial en España. A través de estos fondos, el Tesoro avala parte de los bonos emitidos por fondos de titulización que agrupen en su activo préstamos concedidos por entidades de crédito a empresas no financieras, de las cuales un determinado porcentaje tienen que ser PYME. Esto facilita y abarata la colocación en el mercado y aumenta el atractivo de los bonos de titulización. Gracias a estos programas, los préstamos a PYME constituyen el tercer instrumento más titulizado en España (en torno al 12% de las emisiones, por detrás de préstamos hipotecarios y cédulas hipotecarias titulizadas), creciendo desde 1999 a un ritmo moderado pero constante. Orden de 28 de mayo de 1999, sobre los convenios de promoción de fondos de titulización de activos para favorecer la financiación empresarial. Actualmente no solo el Tesoro español proporciona avales a estos fondos. También la Generalitat de Cataluña, a través de los programas FTGENCAT, avala algunas series de las titulizaciones de préstamos concedidos a PYME.

2.4 La maquina.-

esquemasistemafinancieroespac3b1ol[1]La oligarquía, en su loca carrera por forrarse a niveles estratosféricos, nos ha inundado de deuda. Para que exista una deuda, debe de existir un deudor y en consecuencia un acreedor, dicho así merece una explicación: el acreedor, para poder esparcir deuda debe de tener el dinero suficiente para poder prestarlo. Los acreedores, los bancos ¿Cómo consiguen el dinero? Aunque parezca increíble la respuesta es ésta: fabricando moneda. ¿Cómo pueden fabricar moneda si la facultad es exclusiva del Banco Central Europeo? La respuesta vuelve a ser de Perogrullo: de facto se les permite, aunque no se le llame “fabricar moneda” tiene los mismos efectos. Fabrican emisiones de deuda, como los préstamos hipotecarios que “empaquetan” y los convierten en unos títulos que llaman bonos por valor de 100.000€ cada uno y los venden en el mercado financiero. Esa fabricación de moneda se llama titulización, y si esa maquina de fabricar moneda no para de emitir bonos, la deuda se expande sobre la sociedad. Los efectos de este descontrol de la banca, por hacerse grandes y que las cúpulas recibieran comisiones super millonarias, nos ha llevado a donde estamos. Quienes tenían que supervisar que la codicia tuviera una contención no lo hicieron, ahora unos y otros se lavan las manos y los verdugos se disfrazan de victimas y todo queda en que el populacho ha querido vivir por encima de sus posibilidades.

2.5 Del FTH a los FTA.-  

3192409436La titulización, a pesar que para el gran público es una absoluta novedad, lleva varios años funcionando en este país. Básicamente, en el mercado español, se titulizan y se emiten títulos a largo plazo. La titulización a corto plazo ABCP prácticamente no existe, por lo tanto, se trata de un mercado fundamentalmente de ABS. Ver esquema (2) El modelo de titulización que han desarrollado las entidades españolas ha venido determinado, en gran medida, por los diferentes desarrollos normativos que se han introducido en las últimas décadas. Así, fueron las carteras de préstamos hipotecarios las primeras en ser titulizadas en 1992, siguiendo la estela de otros países, por tratarse estos de activos homogéneos y de elevada calidad crediticia. La Ley 2/81, del Mercado Hipotecario, y el Real Decreto que posteriormente la desarrolló (RD 685/1982) crearon y delimitaron la figura de las cédulas hipotecarias, los bonos hipotecarios y las participaciones hipotecarias. Estos tres títulos hipotecarios abrieron la puerta a las entidades de crédito para obtener financiación con base en su cartera hipotecaria.

Diez años más tarde, la Ley 19/1992, de 7 de julio, permitía la titulización de las Participaciones Hipotecarias (PH) establecidas en el RD 685/1982 y definía la figura de los Fondos de Titulización Hipotecaria (FTH). Al permitir titulizar las PH y no los préstamos hipotecarios directamente, se agilizaba enormemente el proceso de titulización, puesto que, entre otras ventajas, no era necesaria la comunicación al acreedor original ni modificar la escritura pública de la hipoteca. A su vez, cada PH representaba un préstamo hipotecario de alta calidad, con un importe menor al 80% del valor de tasación de la vivienda (Loan to Value, LTV), entre otros requisitos mínimos establecidos en el RD 685/82. El siguiente paso fue, a medida que los mercados crecieron y se hicieron más maduros, permitir la titulización del resto de préstamos hipotecarios (aquellos que no cumplían los requisitos de calidad mínima exigidos por el RD 685/82), así como, posteriormente, la titulización de los activos no hipotecarios. Ello fue posible con el RD 926/1998, que definió la figura de los Fondos de Titulización de Activos (FTA) y que reguló el papel de las Sociedades Gestoras de Fondos de Titulización (SGFT). Aunque la titulización siguió avanzando con fuerza en los años siguientes, sobre todo la hipotecaria, esta puede considerarse escasa entre 1992 y 2000, año en que se inició verdaderamente el despegue de la titulización de activos no hipotecarios, con las titulizaciones de préstamos a PYME, a grandes empresas y a organismos públicos. Ver: 2.3.5 Los FTPYME

Los FTH. En definitiva los Fondos de Titulización Hipotecaria: tienen por objeto créditos con garantía hipotecaria que deben de reunir los requisitos que establece la Sección Segunda de la Ley 2/1981, de 25 de marzo, reguladora del Mercado Hipotecario.

Los FTA. Los Fondos de Titulización de Activos: contienen créditos adquiridos que constituyen el activo del fondo y pueden tener cualquier origen, con o sin garantía, presentes o futuros. No obstante, siempre que la operación no suponga un fraude de ley, los créditos hipotecarios aptos para constituir un FTH pueden ser cedidos a un FTA.

2.6 ¡Más madera hasta que reviente la caldera!.-  

mas-madera1[1]El invento de transformar un activo de valor que un banco tiene en su balance contable (los préstamos con garantía hipotecaria que el prestatario debe al banco) en un bono y que el BCE lo acepte a cambio de dinero cantante y sonante que fabrica para ese trueque (tu me das bonos (deuda) y yo te doy dinero). Entonces podemos deducir, como ya ha quedado acreditado en este Curso, que el dinero proviene (se emite) de una deuda que alguien ha contraído. Para los bancos no deja de ser un chollo la titulización, hasta que no se hundió el mercado financiero colocaban deuda a sus clientes y la transformaban en bonos que colocaban en el mercado AIAF. Un inversor, que podría ser otro banco, adquiría parte de estos bonos y los agrupaba con los suyos y hacia una nueva emisión. Otro banco volvía hacer lo mismo y tu hipoteca, en la parte alícuota que le correspondía en la primera emisión, ha pasado duplicada a la segunda emisión, y de nuevo pasó a una tercera y así a las vueltas que quieras. A este invento le llaman Derivados (ver más adelante 2.6.3 Los Derivados y el caos) nadie lo controla y cada uno de los bancos y toda la tropa que saquea a países enteros con sus primas, bonus, comisiones y sueldazos sigue echando madera a la caldera hasta que reviente.

200 001

La Sociedad Gestora Ahorro y Titulización llegó, en una emisión, hasta los 200.000 millones de euros (equivalente a todo la deuda griega) en cédulas hipotecarias de las cajas de ahorro

El mundo mundial tiene un problema con los Derivados pero los españoles, siempre por delante en lo peor, estamos adicionalmente contagiados por el cáncer de los Derivados. Es evidente que nuestros políticos no nos han contado la verdad respecto al dinero público regalado a los bancos. Nos han hecho creer que oficialmente se ha entregado a los bancos entorno a los 40.000 millones de euros, una mentira muy grande. Resulta que la mitad del mercado financiero español estaba en manos de las cajas de ahorro. Todas las cajas de ahorro han desaparecido del mapa, no ha quedado nada de estas instituciones abordadas por los políticos, aun en el supuesto de que los Administradores (el Consejo de Administración) de las cajas se hubieran llevado dinero a escondidas, ni queriendo hunden todas las cajas. ¿Qué virus se puede haber infiltrado en estas instituciones para que todas desaparezcan? Creo que el virus se llama titulización. Para estas instituciones financieras sin accionistas a quienes rendir cuentas y tan solo con la laxa supervisión del Banco de España, cuando sus inspectores descubrían algo sus jefes miraban para otro lado ya que sabían que iban a enfadar a la cúpula del partido político. Con esta mustia vigilancia los Administradores de las cajas de ahorro se percataron que conceder hipotecas y venderlas en el mercado financiero era un chollo, pero todavía era más chollo tomar préstamos hipotecarios ya titulizados en emisiones anteriores y volver a venderlos de nuevo ya que no existe un control que evite estas duplicidades (o más de una). Se han dado los primeros pasos para investigar si fue este el motivo del virus inoculado a las cajas de ahorro. La investigación se hace apasionante dado el volumen que significa, pero lo tenemos que dejar aquí, tan solo exponer que tenemos el problema con las ex cajas de ahorro. 

2.6.1 El desplome del sistema financiero español.- 2.6.2 Emisiones de deuda, los CDO.- 2.6.3 Los Derivados y el caos.-  

2.6.1 El desplome del sistema financiero español 

imagesZA9AM8M9La expansión acelerada del universo de la banca proviene de la propensión a escabullirse de la reglamentación y normativa legislada adaptándola a su conveniencia.  El aquelarre y desplome del sistema financiero español, se debe en buena parte, a la desactivación del mecanismo de seguridad que consistía en un equilibrio entre los activos en riesgo y el capital social de la entidad financiera. La manipulación fraudulenta del mecanismo de seguridad, consiste en burlar la información pública de la transmisión del crédito al no constar su inscripción. De ahí todo el carrusel de incidencias en que la entidad financiera se sitúa asumiendo el papel que le conviene en cada momento, desde ser el organizador, el distribuidor del fondo de titulización, el gestor del cobro, y por último el dueño del préstamo y su garantía. En cada uno de los papeles que interpreta se adjudica una minuta. Nada se deja al azar, lo que interesa es el oscurantismo que permita extraer del balance contable las operaciones de préstamo con garantía hipotecaria y se transfieran a una emisión de un fondo de titulización cuya metodología elimina la relación directa con los préstamos hipotecarios que contiene. Esta desvinculación permite que los bonistas desconozcan la mala vida que pueda llevar su inversión y a la vez no haya nadie a quien notificar que la entidad gestora de cobro (según las especificaciones del folleto de emisión) se adjudica el bien en garantía.

images[5]Nos tendría que sorprender que después de centenares de miles de ejecuciones hipotecarias vinculadas a los bonos hipotecarios titularizados, así como a la cédulas hipotecarias (estas permanecen en el balance contable del banco) en manos de inversores internacionales, no eleven su grito al cielo reclamando su fallida inversión a los bancos españoles originadores de este producto financiero, que han prescindido de las más elementales cautelas al estimar la solvencia del deudor. Es más que un indicio, que los inversores, sobre todo bancos franceses y alemanes, permanezcan en el más absoluto silencio. Lo que hace suponer que no tienen nada que reclamar. Deben de estar  cobrando el rendimiento de sus bonos hipotecarios de acuerdo con las condiciones de la emisión. El dinero público supuestamente destinado a los bancos españoles, está sosteniendo el cumplimiento pactado con los inversores. También se puede decir que las “ayudas” a la banca se han dirigido a bancos foráneos que se mantienen en pie gracias a los contribuyentes españoles. Las ejecuciones hipotecarias se han convertido en una pandemia, donde el deudor tiene mermados sus derechos frente a una entidad financiera que tuvo su interés en otorgar el préstamo, ya que el sistema fraccionario con el que funciona la banca le permitió colocarse en la condición de acreedor sin que de su caja saliera dinero real. A la vez que se posiciona, en la metodología descrita hasta aquí por la que se ve a una banca insaciable que dispone de un negocio lucrativo que provoca cierta vergüenza por lo desaforado por la práctica de un milagro que supera al de la multiplicación de los panes y los peces. Convendría conocer el papel que representan en los juzgados las entidades financieras de las varias que se acreditan. En definitiva, si es el dueño o no del crédito que ahora dice ostentar. 

2.6.2 Emisiones de deuda, los CDO 

En el Cuaderno 1º de esta Segunda Parte ya se hizo una introducción (1.3 ¿Qué son los CDO?) sobre los CDO: un CDO (Collaterized Debt Obligation) es un conjunto de productos de deuda titulizados en un Fondo de Activos. Para aclararlo definitivamente se puede decir que cuando el Fondo de titulización es el propietario de la deuda subyacente, se denomina CDO líquidos. Por otro lado, si el Fondo de titulización no adquiera la cartera de renta fija subyacente y utiliza un derivado de crédito para transferir el riesgo de crédito de esa cartera, estamos ante un CDO sintético. Ambos, CDO líquidos y sintéticos pueden ser divididos en función de la motivación de la entidad que lo emite. Esta motivación puede ser eliminar activos del balance (Balance Sheet Driven) . Este video rematará la comprensión sobre los CDO https://www.youtube.com/watch?v=8Q-Zs7s4CQc

2.6.3 Los Derivados y el caos

1340006502_0[1]Uno de los actores del sistema de titulización son los arquitectos tasadores que prestan sus servicios en las sociedades tasadoras que en esta crisis de deuda han tenido un papel relevante. He preferido situar a los tasadores en este epígrafe del caos ya que silenciosamente este colectivo ha contribuido al monumental embrollo de la burbuja inmobiliaria. Sobre los tasadores recae la responsabilidad de asignar una valoración a los bienes inmuebles susceptibles de garantizar un préstamo con garantía hipotecaria. Las sociedades de tasación o eran de propiedad colectiva de bancos y cajas o su influencia era total y absoluta. El modelo que seguían los tasadores para llegar a formular un valor era, el nada sofisticado, de averiguar a que precio se vendían los pisos si eran pisos, o casas si eran casas, del entorno de las que iban a tasar (en áreas urbanas alrededor de 100/200 metros de distancia). Nada más que incrementaran al alza un pequeño porcentaje en el valor de la tasación del inmueble, cualquier excusa era valida, permitía que el siguiente tasador tomara como referencia ese precio y aplicara un incremento (siguiendo las instrucciones del banco que le hacia el encargo) para así uno tras otro inflaban los precio de la vivienda. ¿Por qué el banco tenía interés en que se incrementara el precio de los inmuebles? La titulización tenía la culpa, el banco o caja buscaba la materia prima para una operación rentable. Pura lógica: con un kilo de harina un panadero hace x panes, con dos kilos hace 2x. Tampoco le preocupaba en exceso la solvencia del deudor ya que iba a transmitir el riesgo al inversor.

imagesManipular los precios es un delito, y los bancos y las cajas de ahorro se dedicaron en cuerpo y alma, por el mecanismo de la tasación inducida, a que el precio de la vivienda se fuera por las nubes. No tan solo se estafaba a los compradores de vivienda si no también a los inversores que adquirían los productos financieros derivados de las hipotecas. Nadie ha pedido cuentas a la banca por este proceder donde la administración y el gobierno están implicados. Lo que hoy tenemos tiene responsables con nombre y apellidos. Como hemos visto en 2.5 Del FTH a los FTA en un principio eran Fondo de Titulización Hipotecaria (FTH) que se alimentaban de préstamos hipotecarios y se pasó por ley a FTA donde los bancos ya podían colocar en las emisiones toda clase de deuda, desde descubiertos en cuenta, tarjetas impagadas, préstamos para automóviles y cualquier cosa que fuera una deuda e incluso la chatarra que tenía por los cajones. Todo valía con tal que se pudiera titulizar en el mercado secundario AIAF que tragaba con todo. El principio básico de la banca era emitir deuda, los controles se aflojaron ya que el gobierno de turno se percataba que el populacho confundía riqueza con deuda por la apariencia de opulencia y la velocidad con la que circulaba el dinero. El super consumo creaba más deuda y una mayor circulación de dinero y todos parecían contentos hasta que el sueño se convirtió en pesadilla. A la banca le faltó tiempo para echar la culpa (siempre es de un tercero) a la burbuja inmobiliaria, la misma que ellos habían hinchado, en lugar de asignarlo al empacho de la deuda.  

images[4]Los inversores desaparecieron de la escena para adquirir nuevas titulizaciones pero tenían en sus manos las antiguas que tenían vencimientos de pago improrrogables y papá Estado les sacó, a los bancos, las castañas del fuego. ¿Cómo se lo montaron para que pasara desapercibido por el populacho? Se disfrazan de emisiones que no van dirigidas al mercado AIAF, sin embargo se titulan como emisiones No Participativas, (no se trocea en partes) es decir, que la emisión va dirigida a un solo inversor que no se menciona. Este inversor innombrado es el BCE, quien a cambio de supuesta deuda de clientes transformada en bonos, el banco Cedente obtiene liquidez. Una vez más la solución llega de la mano del gobierno de turno. El programa subterráneo de emisiones de Renta Fija se infló como un globo para que los bancos y cajas de ahorro obtuvieran liquidez del BCE para pagar las emisiones que vencen. El BCE no les da a los bancos el dinero por el morro. Los bancos acudían a una subasta (al mejor postor) que fijaba el precio al que se adjudican las emisiones de dinero. Hoy día se ha suspendido la subasta por la barra libre y cada banco toma lo que pide y tiene autorizado por el gobierno y vinculado al aval del Estado. Queda claro entonces, que todo el dinero que se emite es deuda, y la garantía que cubre las emisiones de dinero también están sostenidas por deuda. El sistema se retroalimenta, y puede entrar en un bucle peligroso que conlleva a colapsar el sistema financiero. Se emite dinero que es cubierto con la garantía de deuda a la que hay que añadir los intereses con que va adosada, por lo que cada año hay que emitir más dinero para que esté disponible para pagar los intereses. El pez que se muerde la cola. https://ataquealpoder.wordpress.com/2015/07/20/enterate-de-lo-que-la-troika-no-quiere-que-sepas-espana-ira-detras-de-grecia-2/

dolares31[1]Por lo que nos hemos podido percatar el BCE emite dinero con la condición de que un banco asuma una deuda. Hay un intercambio de dinero emitido por el BCE por la aportación del banco de deuda de terceros (préstamos hipotecarios, créditos, compra de vehículos etc, etc.) que se convierten en bonos que el BCE a su vez los revierte en el mercado financiero. El sistema está descontrolado. No siempre ha sido así, ni tampoco se podía desencadenar una explosión de deuda que favoreciera a los acreedores que crean el dinero de la nada, mejor dicho, lo crean al encontrar a una persona, sociedad mercantil, o Estado solvente al que colocar una deuda. El sistema del patrón oro images1[1]impedía la expansión de la deuda ya que la relación comercial entre países se basaba en algo parecido al trueque. Todo acabó en un engaño cuando se puso al descubierto que el Tesoro de los EE.UU. no tenía suficiente oro en sus reservas como para poder cubrir los billetes que su fabulosa maquina había impreso. Lo correcto hubiera sido devaluar el dólar, si antes hacían falta 35 dólares para que el Tesoro de los EE.UU. entregara una onza de oro, para equilibrar la situación serían necesarios más dólares. Pero se tomó el atajo de desvincular la emisión de papel moneda de las reservas de oro y como garantía se ofreció, a palo seco, la que ofrecía “el Gobierno de los Estados Unidos”. No es de extrañar que cada dólar venga al mundo con la célebre frase “In God We Trust” en Dios confiamos, ya que la garantía que aporta el billete verde es de boquilla, de palabra y ya sabemos que las palabras se las lleva el viento. Pero veamos los efectos secundarios de esta decisión.

estuche-3-botellas-champagne[1]Lo que tenía de bueno el patrón oro era el equilibrio que proporcionaba al sistema capitalista. Podría tener otros inconvenientes, no obstante tenía la suprema virtud de evitar el desmadre. La regla básica del patrón oro lo decía todo: no era posible vender a un país que no comprara, de esta forma cada país estaba obligado a mantener en equilibrio su balanza comercial. La regla era simple, cada país vendía aquello que mejor producía, Colombia le vendía café a Francia y esta le vendía a su vez champagne, cada producto tenía su precio y el volumen de la mercancía ajustaba la transacción y tan solo se requería una pequeña cantidad de oro para acabar de ajustar, del todo el equilibrio. Por esta razón no existían grandes deudas, el sistema no lo permitía, en el fondo no dejaba de ser un trueque que se ajustaba con una pequeña cantidad de oro. No obstante, las sumas negativas de estas diferencias, entre los saldos de país a país, podían acabar por desequilibrar su balanza comercial, es decir, que el valor de las importaciones supera con creces a las exportaciones. Entonces pasaba lo siguiente. Para ajustar su equilibrio comercial el país se veía obligado a liquidar el saldo con oro que salía de sus reservas. Esta merma de reservas afectaba al valor de la moneda por lo que se veía obligado a devaluarla en la proporción que se había extinguido su

reserva de oro. La devaluación no era el fin del mundo si se tomaban las adecuadas medidas. Al descender el valor de su moneda también descendían, en el exterior, los precios de sus productos; el café colombiano, si fuera Colombia la que se había visto obligada a devaluar su moneda, tenía la ventaja de ofrecer el mismo café a menor precio. La lógica del mercado hacía que se vendiera más, y por otra parte los colombianos reducían el consumo de champagne al resultar más caro por la devaluación de su moneda por lo que se completaba la corrección. En consecuencia, se ingresaban más divisas al vender más café y se gastaban menos al dejar de comprar champagne. A través de este mecanismo la balanza comercial se volvía a equilibrar y el país no quedaba endeudado. Conviene ver: https://ataquealpoder.wordpress.com/2012/03/05/cuanto-mas-se-tarde-en-reaccionar-mas-dura-sera-la-caida-1/

RESUMEN AL CUADERNO 2º

2511217-3535243[1]Este cuaderno es un compendio del funcionamiento del sistema de tutilización que empezó en Salomon Brothers, un pequeño banco de inversión de Wall Street, hasta su introducción en España a finales de los 90 y de su explosión en 2007. Sobre el Curso de Formación, este cuaderno es uno de sus pilares, lo que ha precedido y los cuadernos que vienen después tienen su ramificación en este cuaderno 2º. De la cesión inicial, por parte de los bancos y las cajas de ahorro, de las hipotecas que concedían a través de los Fondos de Titulización Hipotecarios se paso luego a constituir Fondos de Titulización de Activos cuya materia prima (el subyacente) ya no eran hipotecas si no toda clase de deudas, desde la financiación de un coche hasta un crédito personal o lo que fuera con tal que sea deuda. La deuda que vendía la compraba otro y este otro se la vendía a otro que se le ocurría titulizarla de nuevo añadiendo otras deudas que ya disponía al adquirir otras deudas. Ese nuevo “paquete” titulizado con deudas viejas y nuevas se volvía a colocar en el mercado y otro banco compraba una parte y añadía otras deudas. Una deuda, titulizada, era derivada de otra y de otra y a ese engendro lo llamaron Derivados. Este tipo de engaño colectivo invadió los mercados financieros hasta que en 2007 el mercado se murió. Me recuerda a un chascarrillo que me contaron: eran dos inversores de medio pelo y en su pueblo no había demasiadas oportunidades de hacer negocio y pensando pensando se les ocurrió que podían especular con el burro. Así lo hicieron, el que era dueño del burro se lo vendió por 300€. No tardo mucho que el otro paisano se lo vendió al otro por 600€ y así de transacción en transacción llegaron a 6.000€ hasta que un fatídico día cuando el burro va y se muere. El disgusto fue tremendo, sobretodo para el que tenía el burro en la cuadra de su casa, que, entre sollozos, exclamo ¡Con los buenos negocios que hemos hecho y va el asno y se nos muere!. Lo que unos pierden otros lo ganan, con los Derivados ha pasado lo mismo.

Cada cuaderno incluye un video didáctico, en este Cuaderno 2º se enlaza con https://www.youtube.com/watch?v=KgtZWpkRGVQ que contiene una charla sobre titulización dada por el letrado José Ángel Gallegos de la PAH que colabora con AHA

¿Quieres regresar al Cuaderno 1º? Vuelve a la barra del blog en la pestaña CURSO DE FORMACIÓN (2)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a CUADERNO 2º.- La máquina de hacer dinero

  1. Pingback: CUADERNO 2º La maquina de hacer dinero | Ataque al poder

  2. Pingback: CUADERNO 3º.- Una legislación a medida | Asociación hipotecados activos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s